La depresión en mujeres casadas

vida matrimonial, considerar que a esta edad no se ha logrado mayor cosa de la vida, los problemas o dificultades que tienen los hijos se experimentan como propios, ausencias de metas y objetivos de vida, dificultades económicas, la pérdida reciente de algún familiar cercano o de un amigo(a) a quien se le tenía mucho cariño, incluso lo que podríamos llamar una “crisis de la mediana edad”, etc.

También debemos considerar la posibilidad de que, en efecto, usted se encuentre en una crisis depresiva.

Para entender esto veamos los siguientes datos: la persona que sufre una depresión describe su estado de ánimo como una pérdida de interés o placer en todas o casi todas actividades y pasatiempos habituales.

Esta sensación es persistente y se acompaña de otros síntomas como pérdida del apetito, pérdida de peso, alteración del sueño (esto es dificultad para dormir o para despertarse; en este último caso se experimenta dificultad para poder “salir de la cama”), pérdida de la energía, enlentecimiento en la velocidad con la que hacemos las cosas, sentimiento de inutilidad o culpa, dificultad de concentración y, en algunos casos, idea de muerte o intentos de suicidio.

Exagerar los fracasos

Estas personas tienden a exagerar sus fracasos y se reprochan a sí mismas los más pequeños errores. El sentimiento de culpa puede expresarse a través de una reacción excesiva a fracasos pasados o actuales.

Como usted puede notar, al hablar de la depresión estamos hablando de un trastorno bastante complicado; además, para diagnosticar depresión se requiere que estos síntomas persistan hasta durante dos años en los adultos. Sin restarle importancia a la situación afectiva por la que usted está pasando, mi opinión es que culturalmente se está tendiendo a confundir depresión con una vivencia de tristeza, la cual es transitoria y menos intensa. Sí, es verdad, la depresión se hace acompañar de la tristeza, pero sólo la presencia de tristeza no es indicio de una crisis depresiva.

También pienso que últimamente se está tendiendo a convertir en una especie de moda “chic” (por llamarlo de alguna manera) el sentirse “depre” como le dicen los jóvenes. El mismo fenómeno está ocurriendo con la anorexia.

En ambos casos la influencia de los medios de comunicación y la cultura de consumo que valora la apariencia más que la calidad humana tienen mucha responsabilidad.

Contacto

Contacto comercial estética

C/ Severo Ochoa, 4 Nave 16
Rivas VaciaMadrid, 28521
Madrid, España
Teléf: (+34) 91 751 82 20

Dónde estamos

Todos nuestros productos no incluyen IVA

Facebook page Siguenos